Jennifer Chávez

Mi nombre es Jennifer, y soy nicaragüense. Decidí participar en ICS principalmente porque quería hacer un cambio radical en mi vida y darme cuenta de que es lo que realmente me apasiona. Quería también crecer tanto personal como profesionalmente y ganar una nueva experiencia, salir de mi rutina y de mi zona de confort viviendo lo que se vive en las zonas rurales para así comprender mejor la realidad de quienes realmente viven ahí y que problemas existen y así empezar a hacer un verdadero cambio en mi país.

Estuve involucrada en una campaña de reciclaje la cual estuvimos involucrados todos e hicimos limpieza de gran parte de San Ignacio y realizamos basureros ecológicos. También realice una charla contra el maltrato animal a los alumnos de la escuela y ambas cosas se me hicieron necesarias ya que la mayor parte de la comunidad tiene falta de información acerca de estos temas.

Nosotros motivamos a las comunidades a ser más saludables a través de ejemplos y así las comunidades se involucran en temas de salud e higiene personal. Uno de los beneficios a largo plazo son las tecnologías que van a obtener y que incluso van a poder disfrutar durante mucho tiempo, y que también van a tener un impacto positivo en el ambiente.

Creo que mi momento más dificil en toda mi experiencia fue la idea de dejar todas mis comodidades pero a pesar de eso pude acostumbrarme rápido a todo mi entorno como mi casa temporal, la cama y las horas de dormir que son muy diferentes a las que usualmente tengo pero al final de todo no fue tan difícil y lo superé.

He aprendido y comprendido mejor la realidad de las cosas y de todo lo que pasa a mí alrededor, que hay gente agradecida con el trabajo que hacemos nosotros los voluntarios y eso me da la satisfacción de seguir ayudando. Creo que mi momento más gratificante fue ver a las familias felices al momento de recibirnos y el sentir y saber que están muy agradecidas con nuestro trabajo en su comunidad.

Antes de entrar al programa estaba enfocada solo en mi misma, se podría decir que era un poco egoísta, y poco agradecida pero al ver las verdaderas necesidades de las personas en estas zonas me siento orgullosa de ser una agente de cambio y soy súper mas agradecida con todo lo que tengo, ya no me quejo por todo y el egoísmo lo deje atrás, ahora es parte del pasado.

ICS ha impactado en mis planes para el fututo de diferentes maneras ya que al tener de experiencia y ser recomendada de haber realizado un voluntariado me abrirá muchas puertas. Planeo seguir involucrándome en proyectos así como este e impulsar a jóvenes como yo a aprovechar experiencias de este tipo.

Los jovenes somos súper importantes porque somos el futuro y dejamos ejemplos a nuevas generaciones, estamos llenos de energía y motivaciones para realizar verdaderos cambios. Tres meses atrás hubiera seguido mi rutina, ir a la universidad y pasar en mi casa, entre otras cosas pero eso era algo que no me llenaba, necesitaba hacer algo diferente, algo que realmente me gustara y lo encontré entrando al proyecto.

Si alguien decide participar en ICS lo único que le puedo decir es que no se va a arrepentir, que talvez pierda algunas cosas en el tiempo que se va pero le aseguro que va a ganar mejores. Mi mama adoptiva, Marisol, ha sido una gran inspiración para mí ya que con tan solo 24 años tiene su propia casa y negocio y es una muy buena ama de casa, a pesar de tener pareja no depende completamente de ella y entre ambos se ayudan.

Uno de mis momentos más satisfactorios ha sido ver el cambio y la felicidad de la gente al ver que venimos jovenes voluntarios ayudar a su comunidad, verlos como se involucran con nosotros y ver el esfuerzo que hacen para hacernos sentir en casa. Creo que trabajar en una ambiente multicultural, conocer y respetar diferentes tipos de culturas e idiomas es algo muy bueno para todos los involucrados, el poder trabajar en grupo sin importar las diferencias y así aprender uno del otro.

Raleigh impulsa a jóvenes a ganar una experiencia única a ir a zonas rurales e implementar nuevos métodos de higiene y salud a las comunidades que visitan, a la vez impulsa jovenes emprendedores en las zonas rurales. Deja cambios positivos y duraderos en las comunidades con su proyecto de agua y saneamiento.

Lo primero que diré al llegar es que estoy más que satisfecha de este cambio de vida que tuve temporalmente, que se animen a apoyar y a participar en proyectos con cambios positivos como este.